Crystal Lagoons Irrumpe Como Amenity de Reemplazo al Golf por Bajo Consumo de Agua
Crystal Lagoons Irrumpe Como Amenity de Reemplazo al Golf por Bajo Consumo de Agua

Si bien los campos de golf ayudaron a vender proyectos inmobiliarios entre 1960 y el 2000, esto ha ido cambiando a nivel mundial. En países como Canadá, Japón, Inglaterra, Australia y EE.UU. la práctica de este deporte ha disminuido significativamente. Según la Fundación Nacional de Golf de EE.UU., en ese país desde 2003 han abandonado esta disciplina casi seis millones de personas y, lo que es más revelador aún, la entidad informa que se han destruido o reconvertido 800 campos de golf. Adicionalmente, los clubes en algunos países experimentan problemas de financiamiento. Por ejemplo, en Australia, un 50% de los 1.500 campos de golf del país muestran cifras en rojo en sus resultados.

Con este descenso en popularidad, disminuye el atractivo de compra que generan los campos de golf, que a nivel mundial llegan a 35 mil en 206 países, según el informe global de golf de la Royal & Ancient, la máxima autoridad del golf en el mundo. No tardan en llegar los cuestionamientos para los desarrolladores inmobiliarios y clubes, derivados de la caída de las membresías; altos costos de mantención y consumo de agua; y grandes extensiones de terreno inmovilizadas, con creciente valor alternativo. Estos mismos factores, inciden también en zonas de parques y áreas verdes, donde el modelo de lagunas cristalinas de acceso público irrumpe con fuerza.

Este cambio en las preferencias ha abierto las puertas a las lagunas de Crystal Lagoons, reconocidas como amenity innovador y sustentable, de gran atractivo frente a nuevos compradores. Estos inmensos cuerpos de agua cristalina, que permiten vida de playa idílica, representan una solución viable económicamente y de utilización intensiva. Por esta razón, campos de golf están siendo reemplazados parcial o totalmente por lagunas cristalinas.

“Existe un enorme potencial en proyectos inmobiliarios y clubes que requieren potenciar sus ventas y mejorar el atractivo recreacional de su infraestructura. Esto lo vemos en muchos de nuestros proyectos alrededor del mundo, como por ejemplo el de Las Vegas, Diamante Cabo San Lucas, Las Brisas de Santo Domingo, entre otros y es una tendencia que vemos replicarse en numerosos procesos comerciales con clientes”, explica Cristóbal Baixas, Director Internacional de Crystal Lagoons.

“Nuestra laguna cristalina en Las Vegas, por ejemplo, está reconvirtiendo parte del único campo de golf situado en la calle principal en plena ciudad y será transformado en una laguna cristalina de 12,1 hectáreas, con nuevos hoteles y centros comerciales”, añade el ejecutivo.

Otros casos emblemáticos son Las Brisas de Santo Domingo, en Chile, y Diamante Cabo San Lucas, en México, donde las lagunas cristalinas generaron un visible despegue en ventas. “Cabe destacar que incluso el proyecto en México no lograba dinamizarse comercialmente pese a contar con una exclusiva cancha de golf diseñada por Tiger Woods. La laguna cristalina de 4 hectáreas revitalizó el proyecto y permitió densificarlo”, agrega Baixas.

“Crystal Lagoons tiene el poder de atraer a toda la familia y la sustentabilidad de su tecnología es una de las principales razones por las que los desarrolladores inmobiliarios la están prefiriendo, lo cual las ha transformado en el World´s Top Amenity”. Consumen hasta 30 veces menos que un campo de golf, generando un importante ahorro de este recurso. Adicionalmente, los campos de golf y áreas verdes pierden agua por evaporación e infiltración, mientras que las lagunas cristalinas sólo pierden por evaporación y capturan aguas lluvias, lo que compensa naturalmente esa disminución.

“En la decisión de los desarrolladores inmobiliarios influye además el uso más intensivo de estas lagunas por parte de toda la familia, abarcando un mercado mucho más amplio, comparativamente con los campos de golf, que atraen sólo deportistas. Asimismo, utilizan sólo una fracción de terreno de lo que requiere un campo de golf, lo que permite rentabilizar los proyectos”, concluye el ejecutivo.

Crystal Lagoons es una compañía internacional de innovación fundada por el científico Fernando Fischmann, que ha desarrollado una tecnología patentada que permite la construcción y mantención a bajo costo de lagunas cristalinas de tamaño ilimitado.

FUENTE