Atrás

Diario financiero de Perú releva expansión de Crystal Lagoons® en ese país

Hasta 20 lagunas de agua cristalina se construirían en Perú a partir del 2021. Así parte el artículo de Gestión.pe, el principal medio financiero de ese país, que destaca la importante expansión de la multinacional Crystal Lagoons® con base en Miami.

Crystal Lagoons proyecta la construcción de entre 15 y 20 lagunas artificiales en diferentes ciudades del Perú en los próximos 10 años, para lo cual mantiene negociaciones con dos desarrolladas inmobiliarias, dijo a Gestion.pe Cristián Lehuedé, director ejecutivo de la multinacional.

El público podría acceder a ellas por un ticket que en promedio podría costar entre US$ 10 y US$ 15, según estimaciones hechas con base en la experiencia de este modelo de negocio aplicado en otras ciudades de América Latina.

La mencionada empresa provee la tecnología para el desarrollo de grandes lagunas artificiales de agua cristalina con playas de arena blanca, que son construidas en alianza con empresas del rubro inmobiliario o vinculadas al sector recreacional.

A diferencia de las piscinas u otro tipo de lagunas artificiales, la tecnología utilizada para la construcción de las lagunas de Crystal Lagoons permite concentrar cuerpos de agua mucho más grandes y mantenerlos cristalinos sin que se incurra en gastos excesivos, explicó Lehuedé.

En el Perú ya existen dos lagunas artificiales construidas bajo esta tecnología, pero no son de acceso público. Se encuentran en los multifamiliares La Jolla de Asia (Lima) y la Hacienda La Joya (Arequipa) y solo pueden disfrutarlas los habitantes de las zonas residenciales a las que las lagunas pertenecen. Este es el modelo de negocio original la empresa: proveer de la tecnología para la construcción de una laguna artificial a un proyecto inmobiliario, que así obtiene un valor agregado.

Sin embargo, la empresa ahora tiene la mira en traer al Perú su nuevo modelo de negocio, las lagunas de acceso público. A ellas podría acceder cualquier persona a cambio del pago de un ticket. Asimismo, estarían rodeadas de todos los servicios complementarios: baños, zona de playa, servicios, locales comerciales, etc. “Nuestro objetivo es generar un polo de atracción muy interesante para la ciudad en las que se encuentre la laguna”, explicó el directivo de la compañía.

Según las estimaciones de la empresa, el Perú tiene la capacidad para la construcción de unas 15 o 20 lagunas de acceso público, de acuerdo con su clima, la población y las zonas turísticas con las que cuenta. Las lagunas tendrían una extensión de entre dos y tres hectáreas.

Al menos cuatro de ellas se desarrollarían en Lima, otras cuatro en Arequipa, y las demás en Tacna, Piura, Trujillo e Ica.

“Nosotros proveemos de la tecnología. El desarrollo de estas lagunas requiere de una alianza con una compañía que la construya, la opere, se ocupe del mantenimiento, de gestionar los alquileres de los negocios que se desplieguen alrededor, la seguridad, etc. Nosotros buscamos un socio al que darle la exclusividad de invertir en estos proyectos en el Perú«, manifestó Lehuedé.

A la fecha, la empresa sostiene “conversaciones relativamente avanzadas” con dos desarrolladores inmobiliarios, sin embargo, estas negociaciones se han visto retrasadas por las dificultades propias de la cuarentena que vive el país para mitigar los contagios por coronavirus. La construcción de cada laguna requeriría una inversión de entre US$ 10 millones y US$ 15 millones.

“Nosotros esperamos que cuando esto pase, estimamos que el próximo año, estemos cerrando contrato con uno de ellos y luego de eso tardaríamos unos dos años en tener la primera laguna de acceso público construida (…). Creo que después de que pase esta etapa de distanciamiento social, la gente va a tener muchas más ganas de salir y recrearse los fines de semana en un lugar bonito que esté cerca a su localidad y eso es lo que buscamos brindarles”, expresó.

Asimismo, señaló que la empresa cuenta con otros ocho proyectos firmados con desarrolladoras inmobiliarias para la construcción de lagunas artificiales privadas, que se encuentran en etapa de planificación. “Son proyectos que normalmente tardan mucho tiempo y que ciertamente podrían tardar un poco más por la cuarentena”, agregó.

Gestion.pe