Atrás

Egipto se convierte en importante mercado para Crystal Lagoons® en África

África está experimentando un rápido crecimiento demográfico e intensivo desarrollo de infraestructura y nuevos polos urbanos. Este crecimiento, le permite a Crystal Lagoons® tener importantes proyecciones para profundizar el éxito que ha obtenido en la región, donde totaliza 29 proyectos en distintas etapas de planificación, diseño, construcción u operación. 

El mercado más importante para Crystal Lagoons en el continente es Egipto, con más de 20 proyectos inmobiliarios en distintas etapas. De hecho, la laguna cristalina más grande del mundo (12,5 hectáreas) está en el balneario egipcio de Sharm El Sheikh, en los próximos meses se inaugurarán Bo IslandSwan Lake y Porto Golf.

Algunas características de este continente es que cuenta con muchas extensiones interiores mediterráneas y algunas de sus costas son frías y peligrosas. La tecnología de Crystal Lagoons da respuesta a estos problemas, pues estas lagunas cristalinas permiten practicar natación y deportes náuticos en un entorno seguro y desarrollar proyectos en terrenos interiores, alejados de la costa y de bajo valor turístico e inmobiliario.

De hecho, además de Egipto, SudáfricaNigeriaMarruecos y Angola son algunos de los países de África en donde la multinacional de innovación en agua tiene proyectos inmobiliarios y Lagunas de Acceso Público™, también conocidos como PAL™, en distintas etapas de planificación, diseño, construcción u operación. 

Explica Alastair Sinclair, Regional Director de Crystal Lagoons, además, que el éxito de la multinacional de innovación se ha propagado por todo el continente. 

“En Egipto, tenemos 20 proyectos operativos, en construcción o negociación y es el país donde se encuentra la laguna cristalina más grande del mundo (12,5 hectáreas), específicamente en Sharm el Sheik, mientras que en Sudáfrica totalizamos 14 desarrollos inmobiliarios y PAL. También, en NigeriaMarruecos y Angola poseemos proyectos en distintas etapas de desarrollo y negociación”, señala Alastair Sinclair

Contenido original